Una buena idea no sale a la primera. Una buena idea aparece después de muchas malas ideas. Generalmente encuentro buenas ideas en momentos lúdicos y en conversaciones grupales. Muchas veces una buena idea es la suma de pequeñas partes de otras ideas.