Me es curioso como mi manera de pensar occidental, formada bajo el concepto de una democracia no está acostumbrada a que un Rey, como Jesucristo, le diga lo que tiene que hacer. El eterno conflicto entre lo espiritual y lo natural.