Una de las cosas más difíciles de aprender en nuestras relaciones interpersonales es no ponernos a la defensiva. Cuando no somos abiertos a escuchar a los demás lo que estamos haciendo es cuidar nuestro ego, no nuestras relaciones interpersonales.