El Grupo de Perú

Corría el verano de 1,982 en Lima, mes de enero para ser exactos y había un ambiente de expectativa por saber con quién iba a jugar Perú en el mundial de España. Yo era un chico de 11 años que iba creciendo con la idea de que era algo normal que mi país asista a un mundial. Aún tenía recuerdos muy vagos de Peru en Argentina 78, un par de escenas del partido contra Escocia, Cubillas celebrando y la canción pegajosa gracias a Ovación, el programa de Pocho Rospigliosi. Había el consenso de que Peru hizo un buen mundial en Argentina y se hablaba del 6-0 a voz baja, como si hubiese sido un mal sueño, como un accidente que se debe borrar de los libros.

Era la época de Sport Billy y Naranjito, de 300 Millones en Español, de Ultrasiete, de Transtel… los veranos eran de ensueño, inocentes, antes de la explosión del terrorismo en la capital. Alli estabamos todos, atentos al sorteo…

“Italia… pucha… que ese equipo es difícil”.. “Polonia, ¿quién juega alli?… ese es fácil”… “Camerún… ¿Africanos? … no tienen historia, a esos los goleamos”

Recuerdo que había mucho optimismo, ese iba a ser un buen mundial. Hasta se hacían proyecciones para la siguiente ronda. Era un hecho de que pasábamos, teníamos un gran equipo y le habíamos dado un baile a Uruguay y Colombia en las eliminatorias.

La historia nos recuerda que el gol del Panadero Diaz a Italia fue medio de chiripa para el empate. Que Camerún no se asustó por nuestro juego en lo más mínimo y que Polonia nos dio una tanda… Lato y Boniek eran los más odiados en esos días.

Creo que fuimos a ese mundial confiados, crecidos, creídos… y regresamos humillados. Hoy, al leer a la prensa internacional, me doy cuenta de que Francia, Dinamarca y Australia celebran que les haya tocado jugar contra nosotros. Y me acuerdo… y los veo con la misma actitud que tuvimos nosotros en aquel lejano 82.

Debo confesar que eso me hace sonreír… Peru va a dar la sorpresa. Podemos ser la Polonia o Camerún de ellos.

Pronto lo sabremos. ¡Arriba Perú!