Una tarde diferente

Teníamos planeado todo para una tarde de peliculas con los chicos. Habían regresado del colegio listos para almorzar y disfrutar el fin de semana. Un par de minutos pasaron cuando Sebastian y Angelique se encuentran en el pasadizo del area de los cuartos y juegan una versión de “escondidas” y “chapadas”. Es allí cuando el dedo de la nena se engancha en el cinturón de la bata de su hermano. Ambos jalan al mismo tiempo, una para zafarse y el otro para apartarse. Dedo roto. Lágrimas. Dolor. Tres horas y media en emergencias. Tres semanas con la mano inmovilizada.

Teníamos planeada una tarde diferente.

Pedronline @pedroin