La salida.

Después de 58 días pudimos salir todos juntos por 30 minutos de acuerdo a lo establecido por el Gobierno.

La nueva medida establece que los hijos hasta los 14 años pueden salir acompañados de sus padres como parte de una campaña de salud mental.

Así que decidimos aprovechar la tarde soleada sobre Lima y caminamos alrededor de la zona de nuestra casa. No había mucha gente en la calle, algunos pasaban en sus autos y nos miraban extrañados: un grupo de 5 caminando juntos en plena pandemia.

Fue bueno salir toda la familia y poder disfrutar del sol en nuestras caras caminando por calles vacías y ver a conductores muy amables que nos cedían el paso.

No puedo negar que toda la escena se sentía surrealista. Hasta hace unas semanas el tráfico limeño era estresante, la bulla de la calle incesante, gente apurada yendo de un lado a otro. Hoy parece un recuerdo de una vida que se fue hace tiempo.

Dias extraños.

Pedronline @pedroin