Encuentro fascinante el origen de la palabra Cura.

Cura viene del latin Curatus  que significa “Prestar atención, preocuparse por, cuidar a otros en necesidad”.

En nuestra cultura popular hemos derivado esa palabra para definir al “Padrecito” de la parroquia pero esta definición encierra un significado mas profundo que se entendía en la época de la iglesia medieval.

El trabajo pastoral esta marcado por ese llamado de prestar atención a las personas lo cual implica llevar una vida de reflexion, la que nos debe sensibilizar a escuchar la voz del ES en diversas circunstancias.

Podemos estar de acuerdo entonces que para que el servicio pastoral sea efectivo, el pastor debe desarrollar una vida de oración y de meditación en la Palabra en su espacio intimo que no solo le ayude a crecer y madurar sino también le prepare para atender a las almas que le son encargadas.

Que Dios nos ayude a ser este tipo de personas, cuya prioridad es buscarle a Él para poder conocerle más y poder atender y cuidar el alma de los demás. Curatus.

¿Y qué si nuestra lectura de la Biblia pasa de ser un ejercicio de simple lectura a una conversación?

¿Y qué si nos permitiésemos leer El Libro no cómo una obligación devocional para crear más bien un espacio de meditación, conversación e inspiración?

¿Y qué si dejamos de leer palabras para empezar a escuchar las voces eternas?

En esta etapa de mi vida he sentido la necesidad de escribir. Pero he querido hacerlo no en una red social que entierra lo que uno publica, sino más bien he querido sacar del olvido el viejo blog, herramienta vista como rara debido a la infinidad de nuevas plataformas que se presentan como opciones mas atractivas.

Escribir exige pensar y poner en orden esos pensamientos, lo cual en sí ya es un ejercicio que requiere mucha disciplina. Espero que a partir de hoy, un domingo de abril del 2021, pueda cumplir con esa exigencia que requiere sentarse y expresar lo que uno siente a través de palabras e imágenes.

Sin más preámbulos empecemos este viaje.