Espiritualidad sin espacio para el lamento es algo superficial. Personas están llorando todo tipo de pérdida y debemos ser sensibles al dolor del prójimo.

“He Reads Truth” se ha convertido en mi herramienta favorita para leer y meditar la Biblia. Está en inglés lo cual me demanda que vaya mas lento en mi lectura lo que es al final un plus personal.

Las pantallas de los aparatos son muy adictivas. No puedo recordar el momento en que se volvieron parte de la rutina diaria.
Sin embargo cuando las apago me asalta esa sensación de aburrimiento que dura unos minutos la cual da paso a un periodo de introspección donde por fin pongo atención a mis pensamientos.

Curioso que cuando era chico perderme en mis pensamientos no era una tarea difícil.

Teníamos planeado todo para una tarde de peliculas con los chicos. Habían regresado del colegio listos para almorzar y disfrutar el fin de semana. Un par de minutos pasaron cuando Sebastian y Angelique se encuentran en el pasadizo del area de los cuartos y juegan una versión de “escondidas” y “chapadas”. Es allí cuando el dedo de la nena se engancha en el cinturón de la bata de su hermano. Ambos jalan al mismo tiempo, una para zafarse y el otro para apartarse. Dedo roto. Lágrimas. Dolor. Tres horas y media en emergencias. Tres semanas con la mano inmovilizada.

Teníamos planeada una tarde diferente.